Vacaciones que te cambian la cara

En la zona de la papada y en el reborde mandibular suele acumularse grasa. Se trata de áreas de la cara que no son tan delicadas como otras y que por tanto pueden someterse a una liposucción siempre que la realice un buen profesional.

 

Estamos hablando de una intervención rápida, muy segura y que se realiza con sedación y anestesia local, así que los riesgos son muy bajos. Por eso, cada vez más gente opta por dejar de lucir una cara de luna llena, como se le llama en muchos casos, y conseguir un rostro mucho más afilado y bonito.

 

Dado que no hay que hospitalizarse es común realizar pequeños viajes para hacerse una liposuccion facial en una clínica de confianza aunque no esté en nuestra ciudad. Hay que tener en cuenta que habrá que acudir a una primera consulta para que el médico valore si la liposucción es la técnica más adecuada.

 

Incluso si la liposucción es una técnica correcta en el caso concreto que se está mirando hay que realizar también una valoración de la piel. Las pieles jóvenes suelen ser muy elásticas y no tienen problemas para recuperar su forma tras la operación. Pero las pieles de personas de más edad no recuperan igual.

 

Quizás en estos casos se necesite, además de la liposucción, un minilifting para que no queden pieles colgando. Es también una operación sencilla y muy rápida que se realiza al mismo tiempo que la absorción de la grasa, por lo que no es necesario intervenirse dos veces.

 

A partir de la valoración se fija la fecha para la intervención y tras la misma hay que seguir un control médico. En algunos casos, tras la primera visita posterior a la operación el seguimiento puede realizarse por otras vías que no sean las presenciales, sobre todo si la intervención ha sido sencilla.

 

Una escapada de unos días puede hacer que se vuelva a casa con una cara completamente distinta, mucho más fina, sin esa acumulación de grasa en la papada que tan antiestética resulta y que sufren incluso las personas delgadas.

 

No es necesario estar de baja tras esta operación, pero algunas personas prefieren hacérsela cuando disponen de vacaciones ya que de esta manera nadie notará que se han operado y solo verán los estupendos resultados una vez que regresen al trabajo. Un pequeño secreto que nadie tendrá que conocer.

Share this post

Post Comment